Gean Franco Moccia es un chef sin fronteras

gean-8

La cocina es un arte milenario reconocido y respetado a nivel internacional, que tiene la capacidad de transportarnos al pasado y llevarnos a otros rincones del mundo, esto gracias a que cada región tiene una gastronomía particular y característica que responde a su cultura, creencias, rituales y tradiciones. En fin, la cocina es un arte y Gean Franco Moccia el artista.

El emprendedor del que hablaremos a continuación es un venezolano con evidentes raíces italianas, Gean Franco Moccia es su nombre completo y nació en Caracas, la ciudad de la furia.

Como le ha sucedido a muchas personas, su vocación por el arte culinario le tocó la puerta cuando era muy joven: “Toda mi vida sentí esa inquietud por cocinar, siempre me dedicaba a hacer cosas en la cocina. Sin embargo, cuando era niño no pensé que lo iba a estudiar. Pero una vez que salí de bachillerato fue mi primera opción, me dije:
no quiero estudiar otra cosa, yo quiero ser chef y así ingresé en el Centro Venezolano de Capacitación Gastronómica (CVCG), donde también fui profesor y di clases durante dos años”, explicó.

gean-3

El 21 de diciembre cumple seis meses en Asheville (Estados Unidos), aventura que emprendió gracias a un puesto de trabajo que le ofrecieron estando en Venezuela, oportunidad que alcanza por su destacada carrera en el arte culinario y aunque actualmente continua brillando en el norte de América, Gean Franco no olvida quién es y de dónde viene.

“Todo mi crecimiento profesional y mis estudios los tuve en Venezuela, trabajé cuatros años como Chef ejecutivo en un importante restaurant antes de venir, y ciertamente, como la mayoría de las personas que dejan Venezuela, me vine por la inseguridad y la inestabilidad económica que lamentablemente atraviesa el país, esos fueron los dos grandes motivos” argumentó.

gean-4

Es cierto que la distancia y la nostalgia juegan un papel fundamental en la vida de los que un día salen de su país, factor que a su vez, contrasta con la emoción de tener que asumir nuevos retos y aprender otras cosas. Al respecto, Gean Franco se ha visto un poco afectado, pensando en las personas que le han acompañado durante toda su vida, y que ahora extraña fuertemente: “Es muy duro, sin duda alguna, justo ayer estaba montando el arbolito en mi casa y lo que hacía era recordar a mi familia, pero después pienso que desde aquí ayudo mejor, puedo enviar dinero o mandar alimentos, aquí tengo acceso a una mayor cantidad de cosas que necesito y mi familia también”.

Actualmente trabaja en “Modesto”, un reconocido y destacado restaurant que le ha permitido continuar desarrollándose en su especialidad, la comida italiana, el sabor de sus apellidos y de su árbol genealógico.

Por otra parte, fue inevitable conversar con él sobre el trending topic de la política actual, la polémica victoria del magnate Donald Trump en las tierras del norte.  Al respecto, Gean nos contó: “Cuando vi la campaña electoral de Trump, sentí que estaba de nuevo en Venezuela, me pude dar cuenta de que se trataba del mismo discurso, el mismo diálogo, el mismo sentido comunista de las cosas. Desgraciadamente ganó Trump, desde mi perspectiva, pero también hay algo que es cierto y es que aquí la gente es extremadamente libre, no se quedan callados ni son sumisos como eventualmente nos hemos vuelto nosotros los venezolanos con nuestro gobierno”.

gean-5

Moccia, además de crecer como profesional y estar luchando diariamente para hacerse lugar en la intimidante industria culinaria de Estados Unidos, ha comprendido que emigrar de un lugar a otro también demanda mucho esfuerzo mental. “Debes quitarte la venda de quien eras en tu lugar de origen, en mi caso, yo era un chef muy reconocido y lo cierto es que aquí no lo soy (…) Independientemente que tengas un buen cargo laboral, eso no determina nada, aquí hay millones de chef muy buenos que luchan por lograr reconocimiento (…) Debes empezar desde cero y trabajar en construirte un nombre, estés donde estés” aseguró.

Cuando estuvo en Venezuela, Gean Franco trabajó como chef ejecutivo en el prestigioso restaurant Barriott, un lugar de renombre ubicado en una de las mejores zonas de Caracas, puesto que lo catapultó hasta su ocupación actual. Sin embargo, este italo-venezolano considera que un inmigrante debe estar dispuesto a desenvolverse en actividades dignas y probablemente menos prestigiosas que su oficio anterior.

“Quizá fregar o acomodar camas de hoteles puede ser muy incómodo al principio y las personas se rehúsan a hacerlo por el qué dirán, pero la verdad es que en Estados Unidos puedes limpiar baños y vas a ganar tres veces más de lo que percibías en tu país, además, en un ambiente con mayor seguridad y mejores oportunidades”, exclamó.

gean-2

Por otra parte, también contó que aunque él tuvo la fortuna de pisar Norteamérica con un trabajo previamente acordado, ha podido observar que muchos chefs llegan a Estados Unidos y pueden trabajar sin papeles, en otras palabras, hay muchas oportunidades laborales para aquellos cocineros que no tienen los documentos pertinentes de inmigración. Sin embargo, también aclaró que lo correcto es llegar al nuevo destino con todos los documentos en orden, o al menos con un plan migratorio. En el caso de Moccia, él tuvo una invitación de trabajo y luego aplicó al asilo político.

“No todos los países tienen opción de asilo político. Venezuela tiene muchas opciones, obviamente por nuestra situación política, todo el mundo sabe lo que está pasando en nuestro país. Sin embargo, bajo esta condición no puedes regresar a tu lugar de origen al menos por seis años, mientras arreglas todos tus papeles. Dejar atrás tu antiguo trabajo, tu familia y amigos, es muy duro… Pero a veces es la única forma de sobrevivir y salir adelante”, afirmó.

Por último, el reconocido y joven especialista en comida italiana quiso dejar un mensaje para aquellos latinoamericanos que están pensando en la posibilidad de emigrar:

“Sean agradecidos. En Estados Unidos existe mucho racismo pero también hay mucha gente cariñosa, amable y atenta que está dispuesta a ayudar. Traten de devolverle un poquito de esa bondad a la nación que te abrió sus puertas. Dejen atrás toda esa mentalidad de flojera y desidia, deben luchar muchísimo y no se dejen pisotear, todos somos humanos y somos iguales, todos tenemos los mismos derechos”, concluyó.

gean1

Andrea Isabella Marín Dellepiane
@AndreaIsabellaD on twitter

Comentarios

comentarios

One Response