¿Qué es un influencer y cómo me convierto en uno?

Como siempre, vamos a empezar por definir conceptos. Para quienes no conocen el término, los influencers son personas que se apoyan en imágenes originales, hashtags oportunos y descripciones llamativas con el objetivo de posicionarse como figuras de referencia para distintos públicos. Dicho de otro modo, estos son individuos con mucha personalidad, excesivamente ocurrentes y que transmiten alto nivel de credibilidad sobre un tema determinado, captando la atención de miles de personas o potenciales followers, y es precisamente por esta razón que la red social Instagram y los Blogs se han convertido en las iglesias de los influencers por excelencia.

Foto: Pexels

Influencer Vs. Líderes de opinión

Antes de continuar, queremos dejar claro una de las confusiones más recurrentes: un influencer no es lo mismo que un ‘líder de opinión’. Si bien es cierto, ambos guardan muchas similitudes, pero existe una casi imperceptible diferencia entre uno y otro, y es que: las empresas buscan a los líderes de opinión para que sus productos o servicios a ofrecer tengan notoriedad, sin embargo, estos personajes no están influenciando, sino que están promoviendo, potenciando determinada información. He ahí la primera diferencia.

También puedes leer >> “Todo sobre los Millennials: íconos, música, cine y videojuegos”

De hecho, los líderes de opinión existían mucho antes que las redes sociales. Concretamente, estas son personas que adquieren notoriedad gracias al conocimiento que tienen sobre un tema determinado y cumplen con la función de ser un filtro que recibe información para convertirse en un altavoz de la misma.

¿Por qué surge la confusión? Pues, digamos que internet se ha convertido en un universo donde al menos el 95% de los jóvenes y adultos estamos inmersos, y es en este contexto donde los líderes de opinión han logrado transmitir mensajes que llegan a grandes comunidades. De allí, las personas no logran distinguir entre la promoción y la influencia.

Si todavía no logras captar la diferencia, seremos más concretos: un líder de opinión tiene el objetivo de transmitir, mientras que un influencer busca influenciar (valga la redundancia).

También puedes leer >> ¿Por qué ser mochilero te cambia la vida?

Recuerda que, a diferencia del líder de opinión, un influencer es un agente de cambio que persigue mutar de forma activa los comportamientos, pensamientos, criterios y opiniones de las personas que le siguen. Aquí viene la segunda diferencia: Un líder de opinión busca notoriedad y alcance, mientras que un influencer solo busca generar cambios en sus seguidores.

¿Cómo ser un influencer?

Para ser un influencer, no bastará con publicar una linda imagen o seguir algunos pasos al pie de la letra. El individuo que quiera aventurarse a vivir esta experiencia debe desarrollar facilidad para crear historias en las redes sociales, usando siempre un tono fresco y auténtico, y es que, si algo les sobra a estas personas es seguridad y actitud. Los expertos han detectado que los personajes que tienen más éxito, son aquellos que conectan con miles de personas mostrándose naturales, exponiendo sus valores y aportando juicios valiosos sobre determinados temas.

En vista de esta nueva ola, muchos jóvenes tomaron la decisión de ponerse ‘manos a la obra’ y han decidido darle forma a su marca personal, desarrollando una actitud mediática, atractiva y cautivadora a través del internet. Adquiriendo miles de seguidores que suponen cuantiosos ingresos, posicionándose en las distintas redes sociales y haciéndoles propuestas a varias agencias de publicidad para convertirse en los altavoces de las nuevas marcas.

¿Qué debo tener en cuenta?

En primer lugar debes tener presente que el eje central de un influencer debe ser la comunicación y su misión es dotar de credibilidad y visibilidad a un tema para lograr influenciar. Es por ello que estas personas deben tener una gran capacidad de investigación, conocer con detalle la temática que va a comunicar para generar una buena impresión en los usuarios que puedan ser expertos en el tema. Un influencer debe contar con una oferta de valor clara en el campo donde quiere especializarse, y al mismo tiempo, asegurarse que su entorno esté consciente de ello.

También puedes leer >> “Influencer: Cristian, un chileno que viaja por el mundo”

Luego, debe estar activo en todos tus perfiles sociales, tener una sólida presencia y manejar conocimientos sobre las herramientas a utilizar, por ejemplo: si una marca quiere ganar terreno en YouTube y te contrata como influencer, debes saber cómo realizar buenos vídeos, y además, cómo manejar el SEO por esta vía. Lo mismo ocurre con el Instagram, Twitter o el Facebook.

Muy importante es que encuentres tu nicho y que aprendas a conocer a tu audiencia a través de comentarios o encuestas. Las marcas buscan a personas centradas en un tema, se coherente con los tópicos que tocas, y en caso de que seas alguien que “haga cosas”, muéstrale al mundo lo que eres capaz de crear, las personas deben saber lo bueno que eres en tu trabajo.

También puedes leer >> ¿Cuáles son los beneficios psicológicos de viajar?

La dicción y la redacción también son aspectos fundamentales. Debes tener un buen manejo del idioma. Los usuarios no perdonan los errores de ortografía, gramática o sintaxis. Y del mismo modo, debes creer en lo que estás haciendo, mostrar seguridad. Si estás promoviendo un producto, lo mejor es que lo consumas, trates de identificarte con él y transmitas tu entusiasmo a otros usuarios. Recuerda que las emociones venden.

Crea alianzas con otros influencers, no los veas como una competencia, organiza encuentros, asiste a reuniones, conoce gente que tenga tiempo en el negocio de la influencia y aprende de ellos.

Algunas recomendaciones

  • Hashtags: Como te comentamos al principio, debes usar etiquetas oportunas y relacionadas con el tema que estás tocando. No tener las etiquetas adecuadas te puede hacer pasar desapercibido en tu nicho. Por ejemplo, si tratas temas de comida, estaría bien la etiqueta: #pornfood, una de las más empleadas, o si estás hablando sobre los gatos, puedes usar algo como: #instacat. Te sugerimos crear tu propio hashtag para ir posicionando tu marca personal. Puedes usar páginas como https://top-hashtags.com para revisar cuál es el trending topic de cada tema.
  • Imágenes: Aunque sea lo más obvio del mundo, debo recordártelo. Tienes que subir fotografías de alto nivel. Una buena imagen alcanza más likes que otras tomadas a la ligera. Es mejor calidad que cantidad, así de simple. Al mismo tiempo, si vas a hacer fotografías de comidas o productos, debes cuidar los detalles, que todo luzca estético.
  • Espontaneidad: Esto viene relacionado con el punto anterior. Lo cierto es que te recomendamos postear ‘momentos’ y ‘emociones’, un abrazo, un brindis, una sonrisa, una celebración. No abuses de las selfies, sube imágenes que transmitan mucho y que por sí solas cuenten una historia.
  • Storytelling: En la descripción intenta narrar alguna historia, no abuses de las frases ya hechas, llega un punto que aburren a los seguidores. Menciona a otras personas para que la imagen tenga más alcance, usa los emoticones y se tan natural como la vida misma.

Antes de despedirme, quiero decirte algo importante: deja de preocuparte por el número de seguidores. Hay gente que los compra, yo considero que es mejor ganarlos de manera orgánica. Preocúpate por la calidad, es mejor tener 20K seguidores que participen e interactúen con tus fotografías que 200K que no lo hagan.

También puedes leer >> “Influencer: Pia Belo, una chilena a la vanguardia”

Si tienes esta inquietud, no dudes en intentarlo, cada vez más empresas buscan perfiles de este tipo para contratarlos. Con estos consejos tienes la mitad del camino recorrido, la otra mitad dependerá de tu constancia y disciplina ¡Éxito!

Andrea Isabella Marín Dellepiane
@AndreaIsabellaD on Instagram

Comentarios

comentarios