Minimalismo, un estilo de vida simple

Probablemente conozcas el significado del ‘minimalismo’ desde un punto de vista estético, una corriente artística que es fácil de identificar en el aspecto de algunas películas o en la composición de ciertas fotografías. Sin embargo, el minimalismo va más allá de los estándares visuales, se trata de un estilo de vida que asumen las personas cuando deciden conscientemente vivir únicamente con las cosas que necesitan.

¿Por qué alguien decidiría vivir solamente con lo indispensable? Esto tiene su lógica, y es que el minimalismo va en contra del consumismo sin control porque cuando un individuo posee más cosas de las que puede usar o más de las que puede pagar, entra en un círculo vicioso en el que ya los objetos no funcionan para él, sino él para ellos. En otras palabras, cuando estamos saturados de objetos, esto nos genera estrés porque no contamos con el tiempo para darles uso, y a su vez, comenzamos a sentir culpa por haber derrochado dinero. En vista de esto, los minimalistas toman la elección de vivir con lo esencial y quedarse únicamente con eso, aunque claro está, que ‘lo esencial’ nunca es igual para todas las personas.

Foto: Pexels

Algunos minimalistas extremos viven únicamente con 100 cosas, bajo un reto que llamaron “100 Things Challenge”, fundado por David Michael Bruno, quien originó este movimiento para simplificar su vida y luchar contra el consumismo desmedido. Este desafío se basa en tres pasos para desprenderse de lo material:

  • Reducir algunas cosas
  • Rechazar más cosas nuevas
  • Reajustar según las prioridades

De igual forma, en este reto de las 100 cosas existen ciertas flexibilidades para hacer más funcional la actividad, de lo contrario sería algo insoportable, algunas de estas salvedades son:

  • Los objetos que van por pares cuentan como uno (aretes, zapatos)
  • Los objetos que vienen compuestos por varios artefactos cuentan como uno (teclado + mouse + monitor)
  • Si vives acompañado, los objetos de uso común no se contabilizan.
  • No se incluyen los libros.
  • Objetos de alto valor personal/afectivo no se contabilizan.
  • No cuenta la comida ni los servicios.

Otro de los retos más conocidos es “El proyecto 333” que consiste en vivir con 33 piezas de ropa cada tres meses, o el “30-Day Minimalism Game” que te invita a sacar de tu vida tres cosas al día durante 30 días. Incluso, hay otro llamado “Entra uno sale uno”, el más usado por los minimalistas por su versatilidad, y el mismo consiste en que cada vez que compres una cosa nueva, debes desechar su versión antigua o deshacerte de algo que ya no uses.

También puedes leer >> “¿Por qué deberíamos ser ‘veggies’?

Uno de las falsas ideas sobre el minimalismo, es que este estilo de vida consiste en vivir en cuatro paredes blancas sin más posesiones que las básicas y recorrer el mundo con tu mochila, y por un lado es cierto, hay quienes practican un minimalismo extremo y pintan su casa de blanco (cosa que luce bastante bien en Instagram), sin embargo, esta forma de vida va mucho más allá de eso y hay que ser conscientes de lo que se desecha y lo que se conserva porque ser muy rígidos puede resultar contraproducente y es que en lugar de simplificar nuestra vida, la estamos complicando en otro sentido. Recuerda que la intención es liberar tu tiempo, dinero y energía para enfocarla en aquello que realmente usas.

Foto: Pexels

Ahora bien ¿Por qué debemos ser minimalistas? Pues, la práctica tiene sus ventajas, la mayoría de las personas te aconsejan que evalúes la necesidad de hacerlo, si te sientes bien con tus cosas no te sumes a la actividad porque en lugar de ayudarte, va a generarte estrés; pero si en efecto sientes que podrías hacer una mejor vida desprendiéndote de cosas que te tienen atado o te ocupan mucho espacio innecesariamente, aplica la norma y comienza a desechar aquello que te estorba.

Un ejemplo claro de minimalismo es Steve Jobs, si observamos con atención, desde el año 1998 aproximadamente este genio no cambia su forma de vestir, manteniéndose en un estilo de vida minimalista durante muchísimo tiempo. Su atuendo, desde aquel entonces, está compuesto por: zapatos deportivos, pantalones azules y un suéter negro de cuello alto ¿Te habías dado cuenta?

También puedes leer >> “¿Qué es un influencer y cómo me convierto en uno?”

Básicamente, para ser minimalista necesitas de mucha entereza mental porque decidir qué mantener y que botar puede ser mentalmente muy agotador, además, tendrás que adquirir el compromiso de manera responsable para que sientas los cambios en tu vida. Puedes empezar a hacer esto desde ahora, colocando una caja en tu habitación y metiendo en ella cada cosa que no usas o que no has utilizado en mucho tiempo. Al respecto, Rachel Jonat, autora del blog TheMinimalistMom.com te aconseja que conserves la caja durante seis meses para evaluar la necesidad de tener esos objetos y luego, los dones.

Consejos para ser Minimalista

  • Usa las interrogantes: ¿Lo necesito? ¿Lo he usado este año? ¿Me aporta algo?
  • Compra menos cosas pero que sean de mejor calidad
  • Simplifica tu vida con la tecnología (Ejm: escanea fotografías viejas)
  • Cuida tu salud para aprovechar el día
  • Depura tus redes sociales (Elimina contactos que no conozcas o con los que no interactúas)
  • Organiza tu agenda
  • Aprende a priorizar
  • Pon en práctica el desapego material
  • Viaja con la menor cantidad de cosas posibles

Por último, queremos que tengas bien claro que no eres minimalista cuando tu casa luce de esa forma, o cuando llegas a un determinado número de objetos porque este no es un resultado sino un proceso, dicho de otro modo, serás minimalista mientras continúes aplicando esta forma de vida y te sientas bien en ella. Además, queremos invitarte a evitar las comparaciones, ningún minimalismo es igual a otro ¡No lo olvides!

Andrea Isabella Marín Dellepiane
@AndreaIsabelaD on Instagram

Comentarios

comentarios