¿Por qué ser mochilero te cambia la vida?

Cuando te sumas a la aventura de descifrar el mundo con una mochila al hombro (literal), te obligas a salir de tu zona de confort, es decir, abandonas ese ambiente de seguridad y estabilidad al que habías estado acostumbrado durante toda tu vida, puesto que en tus viajes te verás en la necesidad de tomar medios de transporte públicos, alojarte en sitios improvisados, comer en mercados económicos y encontrar la manera de generar un poco de dinero para poder vivir.

Foto: Pexels

Entonces, una vez que tomas la decisión de ser mochilero, te expones voluntariamente a todas las sorpresas que la vida pueda brindarte, y en el preciso momento en el que recibes esta experiencia con los brazos abiertos, comenzarás a sentir la sensación más real y pura de libertad ¿Y cómo no? Si tienes el mundo a tu disposición para explorarlo.

Te aconsejamos armar un itinerario para ello, pero no te ciñas estrictamente a él, debes aceptar la incertidumbre como parte de este proceso, de cualquier modo, cuando eres mochilero puedes hacer lo que quieras cuando quieras ¿Y cuántas personas tienen la posibilidad de hacer esto? ¡Huye de las zonas seguras! Esta experiencia te prometerá una satisfacción personal única e inigualable, puesto que no verás la vida con el mismo filtro de antes.

También puedes leer >> “¿Cuáles son los beneficios psicológicos de viajar?

¿Qué hacemos con la soledad? Bien, esta es una pregunta recurrente, y te seremos totalmente honestos, sí tendrás que pasar algo de tiempo solo durante tu viaje, esto puede ser en ocasiones un poco angustiante o deprimente, no todos los temperamentos son iguales, hay quienes extrañan a sus seres queridos frecuentemente y otros disfrutan muchísimo del tiempo a solas. Sin embargo, te aseguramos que estar un rato a solas contigo mismo es una actividad completamente sana, de hecho, fortalecerá tu crecimiento personal.

Además, debes tener presente que eventualmente te enfrentarás a situaciones en las que deberás emplear todas tus habilidades para poder solucionarlas, teniendo muy en cuenta que no cuentas con más nadie para resolverlo. Esto, a su vez, te ayudará a conocer mejor tus límites, virtudes, fortalezas y debilidades. Poco a poco, la confianza en ti mismo también irá fortaleciéndose.

Así que, desecha la angustia por la soledad, esto, por el contrario, te regalará algo que no tiene precio: Tiempo… Tiempo para pensar y replantearte ciertas cosas, tomar decisiones de una manera coherente y con todos tus sentidos puestos, darle un giro productivo a tu vida, explorar mejor dentro de ti, conocerte más, saber quién eres, qué quieres y hacia dónde vas.

Ahora bien ¿Por qué una mochila? Aclaremos algo de una vez por todas, la mochila no es un elemento simbólico, en lo absoluto. Se trata de un objeto NECESARIO, para que hablemos de un viaje mochilero y esto tiene un motivo: el viajero debe llenar su mochila con los objetos estrictamente necesarios, no precisas de nada más para vivir esta experiencia. En tu espalda llevarás el peso de los productos que te harán sobrevivir en tu travesía, el resto está dentro de ti: valentía, habilidad social, aprendizajes, experiencias, entre otros.

También puedes leer >> “6 oficios que te permitirán vivir como un nómada digital”

Una de las enseñanzas más bonitas de viajar con mochila es que dicha experiencia mejora nuestra capacidad de agradecimiento. En el camino, seguramente recibas mucha ayuda desinteresada por parte de personas locales y de otros viajeros que son completos desconocidos para ti. Experimentarás reiteradas veces una profunda sensación de agradecimiento hacia aquellos que te brinden una mano, y de alguna manera, adoptarás estos actos de seguridad y los aplicarás con otras personas. Por lo que, además, te convertirás en una persona más servicial y bondadosa.

Por otra parte, nuestro sexto sentido se afinará. Descubriremos que somos personas excesivamente intuitivas, y que debemos prestarle más atención a esa voz interna. Es difícil precisar eso cuando llevamos una vida monótona, llena de rutinas y de pocas sorpresas. Un viaje con mochila te colocará en situaciones donde tu sensibilidad muchas veces será la brújula y la respuesta.

También puedes leer >> “5+1 Tips para mujeres viajeras”

En tu viaje tendrás que caminar mucho, kilómetros de kilómetros, todos los días, y es que intentando ahorrar dinero tratarás de evitar los taxis y tours turísticos. Esto mejorará tu condición física, tu vida será de todo menos sedentaria. Y aunado a esto, mejorarás tu capacidad para sociabilizar, y es que cuando llevamos una vida tranquila, rodeados siempre de nuestro círculo de amigos y familiares, perdemos la habilidad de conectar con nuevas personas. Siendo mochileros, tendremos que comunicarnos con cientos de personas en el camino y podremos adquirir esta capacidad de conexión.

Es cierto que ir de mochileros es un estilo de vida, y la misma requiere una nueva actitud frente al mundo: ampliar nuestra mente, adquirir nuevas miradas, aceptar raras costumbres, tener curiosidad por lo que no conocemos, ser receptivo a las nuevas tradiciones, comidas, vestimentas, y sociedades. Usarás esto para aprender de historia, música, gastronomía, idiomas y arte. Disfrutarás la experiencia y atesorarás cada recuerdo. Serás una persona con un bagaje cultural extremadamente amplio y siempre tendrás una historia interesante qué contar.

También puedes leer >> “5 apps gratuitas que puedes descargar para aprender idiomas”

Por último, una vez que estés finalizando tu viaje y hayas superado todos los pequeños obstáculos, te sentirás pleno y orgulloso de ti mismo. Sabrás que hacer tus sueños realidad solo depende de ti y que no existen imposibles. Ser mochilero es una especie de escuela para la vida, sabemos que no será fácil, pero te prometemos que será inolvidable y que después de ese viaje, que suele ser más interno que externo, nada, pero absolutamente nada… será igual.

¡Viaja!

Andrea Isabella Marín Dellepiane
@AndreaIsabellaD on instagram

Comentarios

comentarios