Mónica Rodríguez, un apoyo para los latinos en Nueva Zelanda

img-20161029-wa0069

Oriunda de Bogotá y de carismática personalidad, Mónica emprendió la maravillosa aventura de dirigir una empresa dedicada al bienestar del inmigrante latino en Nueva Zelanda, experiencia que diariamente alimenta la humanidad que tanto la caracteriza. Esta actividad la desarrolla en paralelo a su ocupación de asistente administrativa en una compañía de seguros.

Con la valentía característica de los emprendedores, Mónica emigra por primera vez a la edad de 16. Salió de sus raíces como estudiante de intercambio a los Estados Unidos para aprender inglés y cursar el high school. Luego, con ayuda de su padre pudo trasladarse hasta Australia para estudiar en la Universidad, vivió ahí por tres años y se graduó en Desarrollo Social. Pero la nostalgia y la falta de calor de hogar la motivaron a regresar a Colombia, lugar donde pudo trabajar durante dos años para distintas multinacionales en la parte de logística.

Sin embargo, estando allá comenzó a sentir limitadas sus oportunidades para crecer, por lo que regresa al exterior, pero esta vez a Nueva Zelanda.

Su estadía en Australia estuvo matizada por la impresión de vivir en un país caracterizado por su impecable estructura social y por la complejidad de conseguir empleo. Al respecto, Mónica nos comentó que su primer trabajo lo consiguió seis meses después de haber llegado, y que además, fue una búsqueda difícil, especialmente por el inglés y por la falta de orientación dentro del país.

“No conocía el sistema, no sabía a dónde ir ni qué hacer, eso fue un obstáculo para mí. Por ello, LatiNet es una forma de ofrecerle a los demás lo que yo no tuve y a mí me hubiese gustado tener un LatiNet cuando llegué a Australia”, aseguró.

img-20161029-wa0062

¿Por qué escoges NZ cuando podías regresar a Australia?

“Por las oportunidades laborales. Australia hace diez años era un país donde se promovía la inmigración, actualmente se vuelve cada vez más complejo para el inmigrante estar allá, extender visas, conseguir una residencia. NZ en este momento es ese país que le está dando la bienvenida a los inmigrantes y que necesita  personas para ofrecerle puestos laborales. Eso fue lo que me motivó, también el tema de dinero porque en el momento en el que me vine los cursos que yo quería hacer estaban más económicos y el tema de la visa era mucho más fácil”.

Usualmente… ¿De dónde provienen los latinoamericanos que llegan a LatiNet?

“La verdad siempre es una mezcla, tenemos personas de Cuba, El Salvador, Colombia, Venezuela, Argentina, Chile, España. Se puede decir que tenemos personas de casi toda Latinoamérica en nuestros talleres, eso demuestra que le damos la bienvenida a todos nuestros gran hermanos hispanos para que participen con nosotros, de hecho, también hemos compartido con personas de Brasil”.

¿Cómo es la forma de vida en NZ para el inmigrante latinoamericano?

“Yo lo definiría como una aventura y un reto. Primero por el idioma, segundo por la cultura y tercero, porque cada día es enfrentarse a lo desconocido. La forma de vida es una aventura total, es empezar desde cero, aprender en qué dirección vienen los carros o a dónde puedo ir si se me dañó el zapato. Puede ser un reto de vida y se trata de eso, aprender y ser valiente”.

img-20161029-wa0064

Estuviste en Australia y en NZ… ¿En cuál de estos países te sentiste más a gusto?

“Escogería mil veces Nueva Zelanda, este país ha sido una bendición, me ha brindado muchísimas oportunidades desde el momento en que llegué. Estoy agradecida con Dios por haberme traído a este país tan hermoso lleno de oportunidades y personas amables. En los dos años que tengo aquí nunca me he enfrentado a problemas de racismo o malos tratos, sin embargo, quizá Australia por ser tan grande y por tener más inmigrantes a veces puedes cruzarte con personas que no le gustan que hables español o que seas de otro país”.

“Aquí en NZ nadie me ha discriminado por no ser de acá, al contrario, la personas ha sido súper amables. Por otra parte, como profesional también me ha ido bien, terminé mis estudios y a las dos semanas encontré trabajo. También me gusta más la cultura del neozelandés, aquí las personas son relajadas, todos se toman su tiempo para hacer las cosas. Acá también es muy importante el balance de vida, tener un equilibrio entre el trabajo, el tiempo libre y el tiempo con amigos o familias. Eso me encanta, así que sin duda escogería NZ”.

De acuerdo con tu opinión… ¿El latinoamericano se ha mostrado como una figura competente en ambos países?

“Sí, creo que el latino es competente en ambos países. Nosotros somos guerreros y apetecidos, a los empleadores les encanta contratar personas de Latinoamérica porque siempre damos los mejor de nosotros en el aspecto laboral. He conocido muchísimas personas que sin nivel de inglés y sin educación han empezado desde cero, han construido empresas, han generado empleos, han cumplido sus sueños. He visto a mucha gente lograr sus objetivos, personas que llegaron a Australia durmiendo en el piso, sin tener que comer, actualmente son profesionales, trabajaron muy duro y pudieron pagar sus estudios, así salieron adelante. Nosotros cumplimos lo que nos proponemos”.

¿Siempre tuviste la inquietud de crear una empresa como LatiNet?

“Sí. Como desarrolladora social tuve la oportunidad de trabajar con refugiados e inmigrantes en Australia, y cuando llegué a NZ yo era la coordinadora de un grupo social. En ese grupo ayudábamos  a los integrantes a buscar trabajo, empezamos con 4 personas y al final terminamos con 1200 miembros, entonces vi que cuando llegaban los latinos no llegaban muchos porque obviamente todo lo que ofrecíamos era en inglés. De ahí empezó a surgir la idea, pensé que aquí no había un lugar donde una persona de habla hispana pudiera recibir la información para empezar su búsqueda laboral. Además, cuando trabajé en una escuela de idiomas, todos los lunes recibíamos latinos y pude observar que el trabajo y el idioma eran sus más grandes necesidades”.

“Un día hablando con Andry concretamos un plan de acción, unimos nuestras habilidades y empezamos a trabajar en las necesidades de la comunidad hispano inmigrante. La razón número uno por la cual las personas se regresan  es la soledad, extrañar su casa, su familia y su país, por eso lo que busca LatiNet brindar ese soporte para que el latino no se sienta solo y pueda cumplir sus objetivos. Siempre tuve la inquietud y por cosas de Dios me encontré con Andry, ambas desarrollamos la idea y por eso hoy LatiNet es lo que es”.

Esta pregunta se la hice a tu compañera pero quisiera saber, desde tu perspectiva… ¿Cuál sería el obstáculo más grande que enfrenta el inmigrante latino?

“El idioma y el choque cultural. Cuando se emigra a países donde hablan otro idioma, el hecho de no poder comunicarse y expresar lo que se siente es uno de los mayores obstáculos, puede resultar frustrante. Por otra parte, el choque cultural es un problema, encontrarte con personas que piensen de forma distinta. En mi experiencia lo más difícil fue acostumbrarme a no poder abrazar a todo el mundo, porque acá el espacio personal es muy importante, entender que uno no puede llegar besando y abrazando a las personas que conoces es un poco difícil. Pero a pesar de todos los obstáculos, emigrar ha sido la mejor lección de vida para aprender a salir de mi zona de confort y comprender que no hay límites cuando uno tiene sueños y aspiraciones. Ser inmigrante es convertirse en una persona fuerte”.

img-20161029-wa0063

¿Han pensado expandir LatiNet a otros países?

“Sí, nuestra idea es llegar a la mayor cantidad de latinoamericanos posibles, esto claramente significa estar en diferentes países. Ese es nuestro objetivo a largo plazo, por ahora estamos empezando.

¿Qué ha representado LatiNet en tu vida?

“Sueños, pasión y la posibilidad de convertir retos en oportunidades y bendiciones”.

¿Tienes ganas de emprender un nuevo proyecto?

“No por el momento, quiero concentrarme de lleno en LatiNet, es en lo que quiero trabajar y mi visión a largo plazo”.

img-20161029-wa0068

¿Consideras que emigrar es algo para todos?

“Emigrar es para todas aquellas personas que quieren experimentar culturas, aprender cosas nuevas, hablar diferentes idiomas y conocer personas con distintos puntos de vista. Emigrar es para personas que desean ser ciudadanos del mundo sin tenerle miedo al cambio, también para personas que ven soluciones en lugar de problemas”.

Algún consejo para quienes tienen la inquietud de emigrar…

“Hay trenes que pasan solo una vez en la vida y no hay nada peor que arrepentirse de aquello que no hacemos cuando tuvimos la oportunidad. Entonces, para todos aquellos que tienen esa espinita de querer vivir en el extranjero mi consejo es que lo hagan, que lo intenten y que no se queden con esa duda”.

Andrea Isabella Marín Dellepiane
@AndreaIsabellaD on twitter
@AndreaIsabellaD on instagram

 

 

Comentarios

comentarios